Páginas

lunes, 28 de agosto de 2017

Oculta – Kendra Elliot.


Sinopsis “tuneada” para no desvelar la trama:

Once años atrás, el «asesino del campus» mató a nueve chicas, todas ellas estudiantes de la Universidad Estatal de Oregón. Lacey Campbell perdió a su mejor amiga, cuyos restos jamás llegaron a encontrarse.
En la actualidad es odontóloga forense y se encarga de examinar restos dentales. Uno de estos restos se encuentran enterrados en la propiedad del ex policía Jack Harper. Lacey y Jack intentan ignorar la atracción que hay entre ellos.

Uffs, hace más de un mes que me leí este libro, y aun ando sin hacer reseña. ¡Si es que me pilla el toro!
En fin, pues eso, que hoy os traigo una mini reseña de esta novela que llegó a mí gracias a Amazon y a sus manías (que adoro, por cierto) de poner debajo de una novela comprada, aquellas que pueden ir con tus gustos. Y el joío de Amazon nunca falla, eh? Nunca se equivoca. Me ha gustado.

Oculta, es una novela clasificada dentro de suspense romántico, pero más que eso, yo diría que es novela policiaca con algo de sexo y un poco de amor. Para ilustraros: la pareja protagonista no se besa hasta el capítulo 14, y de sexo nada de nada hasta el 28, es decir, hasta la página 258. Y conste en acta que no lo digo de manera despectiva, eh? Que me gusta tanto la novela policíaca como el suspense romántico. Pero para que no os sorprendáis si le dais una oportunidad.

Kendra Elliot es odontóloga americana, vive en el Noroeste pacífico como le llaman a la zona donde se sitúa Seattle, Washinton….Tiene tres hijos, dos gatos y dos perros. Trabaja en casa igual que su marido y es una gran lectora. Le encanta el género policíaco y el romántico. Un día descubrió el reto NaNoWriMo (mes nacional de la escritura de novelas) y se dijo así misma: yo puedo hacerlo. Y aquí está, con muchas novelas escritas, entre ellos varios bestsellers y con varios reconocimientos. Sabe mucho de anatomía forense y se nota. Sobre todo en cómo se desenvuelve en esa parte de la investigación.


Oculta es la primera novela de la serie Secretos de huesos, aunque solo esta está traducida al español. Aun así es conclusa. 

Es una novela que se lee fácil, entretenida y adictiva. Iba a decir que era de las “palomiteras”, esas que se leen rápido y se disfrutan pero al ratito se olvidan; pero la verdad que tiene un grado más que estas.
Recomendable para pasar un buen rato intentando cazar asesinos en serie. 

viernes, 25 de agosto de 2017

Reto: 365 días en imágenes.


Hay una cosa que me apasiona tanto o más que los libros, ¿sabéis que es? La Fotografía. Desde bien pequeña me gustaba coger la cámara y hacer fotos. Lo malo era que costaba bastante para una niña comprar el carrete, revelarlo, y demás.

Recuerdo que la primera cámara que me prestaron mis padres era una Yasica donde tenía que tener presente los metros a los que disparaba (ahora también, lo se, pero no es lo mismo probar en digital, que aventurarte con las de carrete). Es decir.. si un objeto o persona estaba a 3 metros y te equivocabas.. no salía. Salía desenfocado y te jodías porque había pasado un año ya que las fotos las hacías contadas,  y ya no podías volver a hacerlo. Recuerdo que de las nosecuantas fotos que traía el carrete, solo me salieron bien seis o siete. Qué pechá de llorar me llevé. Me había ido de excursión con el colegio a Córdoba, habíamos ido a veranear a la playa y había hecho fotos con amigos americanos que no volvería a ver en la vida, me había llevado la cámara al pueblo de mi madre y me había hartado de echar fotos a mi familia y.... NADA. Ninguna salió, o muy pocas. Llevaba muy mal lo de calcular los metros a los que estaba situado el objeto a fotografiar. 

Me regalaron una Olympus monísima, todavía analógica, pero que hacía unas fotos de ensueño. Con ella pasé la época universitaria, tan llena de recuerdos maravillosos, de excursiones, fiestas, y ahí sí que sí, bien enfocadas y bien bonitas que eran, jajajajja. 

Luego recuerdo que me compré con el dinero que había ahorrado durante muchos años, una cámara digital al terminar la Universidad. Es una Lumix chiquitita que aun me sigue acompañando cuando no puedo llevarme a mi "niña bonita". 

Mi niña bonita es una cámara reflex que nos regalaron unos amigos por nuestra boda. Una Nikon D5100. Preciosísima y que hace unas fotos chulas, chulas. Me compré un montón de libros para poder aprender, y ahí ando, probando y probando y disfrutando de las fotos. 

¿A qué viene esta entrada? Pues que un bloguero me ha recordado mi afición algo olvidada. Luis Martinez, del blog Aprendiendo sencillamente, se ha embarcado en un reto de 365 días en imágenes. Y se me ha antojado, jajajaja. 
Como bien dicen en esta página que sigo a pie juntillas, Dzoom, es muy complicado llevarlo a término por nuestro día a día.  Pero.. ¿sabéis qué? Voy a intentarlo. Sí. Yo también me embarco en el reto de 365 días en imágenes, una foto al día. A ver hasta donde llego. No me lo tengáis en cuenta si veis que no lo cumplo, eh? Por fa, por fa, jajjajajajja.

Edito:

Últimamente estoy teniendo problemas a la hora de publicar entradas en el blog. Se me queda colgada la página y no me deja acceder a mi parte privada para poder publicar nuevas entradas. He supuesto que puede ser por la cantidad de imágenes que estaba subiendo. No se, podría ser eso. Así que he borrado todos los post antiguos sobre el reto en imágenes.

Además de en el blog, las estaba subiendo en mi Instagram: @vivet14 y en mi página de Flickr. Si os apetece seguir viéndolas, no dudéis en pasar por allí. 

Inquietudes semanales

¡Hola! ¿Ya estamos a viernes? Entre una cosa y otra no paro, la verdad. Siento haber estado algo perdida pero hemos estado de vacaciones en el norte, y aunque pretendía visitaros desde la distancia, al final no me dio tiempo a nada. Tan solo a disfrutar.


En cuestión de lecturas, agosto está siendo algo sosa. La nena está en casa y tengo menos tiempo libre. Aun así, la semana pasada terminé El huerto de manzanos de Susan Wiggs, escritora que me encanta y siempre es un acierto. Ya os traeré la reseña cuando tenga huecos. Y ahora estoy con Los amantes de Hiroshima de Toni Hills. Tenía pendiente la tercera parte y no he querido dilatarlo más aunque voy leeeeenta leyendo. A ver si avanzo que tengo ganas de saber…


En cuestiones de aprendizaje estoy estancada, aunque tengo una buena noticia: HE APROBADO EL EXAMEN DE INGLÉS. Tengo mi B1. Ahora me toca estudiar para el B2. A ver si este curso se me da bien.

Aún sigo leyendo y aprendiendo pero muy lenta sobre disciplina positiva con el libro Cómo educar con firmeza y cariño de Jane Nelsen. Tengo a medias un curso online que estoy haciendo con Álvaro Bilbao, y voy aun por el capítulo 18. Y seguro que tendré algo más pendiente por ahí a medias, jajajjajaa.

Y… ¿qué deciros del libro sensorial de Nuria? Parado! Otra cosa que tengo a medias y debo continuar. Creo que a este ritmo no lo tendré listo para su cumpleaños, ya que al verano no he llegado, jajajajja. En fin…

En el otro blog voy a ir poniendo entradas sobre las vacaciones por si queréis pasaros.


En breve iré pasando por vuestros blogs. 

viernes, 11 de agosto de 2017

Biblioteca de Nuria




Desde que era bien pequeña, Nuria ha ido recibiendo libros por su nacimiento (los blanditos), por su cumpleaños, ha heredado libros de sus primos, por la locura consumista de su madre... Vamos, que tiene una biblioteca que no tiene nada que envidiarle a la nuestra con sus 20 meses recién cumplidos.
Para evitar olvidos de cuales son los títulos que tenemos, voy a recopilar cada uno de sus libros en una página del blog nuevo.
  1. - Villancicos. Editorial Susaeta
  2. - Feliz Navidad, Libro + Cd. Silvia Ortega
  3. - Peca y Lino se van de excursión. Editorial SM. 
  4. - Un día en la playa con Peca y Lino. Editorial SM
  5. - Mama, ¿de qué color son los besos? Carla Pott y Elisenda Queralt
  6. - Cuentos para dormir, volumen 1 y 2. Ediciones Saldañas. 
  7. -  Fabulas Universales. Ediciones Saldañas
  8. - Toca, toca. 1, 2, 3, mis primeros números.
  9. - Zapato, Antonio rubio y Oscar Villan
  10. - Luna, Antonio rubio y Oscar Villan
  11. - Violin, Antonio rubio y Oscar Villan
  12. - Cocodrilo, Antonio rubio y Oscar Villan
  13. - Veo, veo, Antonio rubio y Oscar Villan
  14. - Miau, Antonio rubio y Oscar Villan
  15. - Limón, Antonio rubio y Oscar Villan
  16. - El supermercado con ventanas. Ed. Susaeta
  17. - Adivina cuanto te quiero, Sam McBratney Anita Jeram
  18. - Una cosquillita más, Sam MacBratney  y Anita Jeram
  19. - Juega y descubre: los colores. Ed. Susaeta
  20. - Juega y descubre: los contrarios. Ed. Susaeta
  21. - El mar, libro juego. Ed. Susaeta
  22. - Mi primer Grufalo, libro marioneta.
  23. -  Los piratas. Ed. Usborne. 
  24. - El monstruo amarillo, Violeta Monreal. Ed. Anaya.
  25. - Dora la exploradora sonríe. 
  26. - Asi soy yo.
  27. - Sorpresa los disfraces. 
  28. - El gusanito naranja. Violeta Monreal. Ed. Anaya
  29. - Quiero ser veterinaria. Liesbet Slegers
  30. - ¿Y si es? Benjamin Chapman
  31. - Que viene el lobo. Ramadier & Bourgeau
  32. - Cucu-tras
  33. - El libro enfdado. Ramadier & Bourgeau
  34. - The feelings, Todd Parr
  35. - El monstruo de colores, annallenas
  36. - Ahora que va a pasar, Nuria y Raquel Diaz
  37. - El pollo Pepe, Nick Denchfield y Ant Parker
  38. - El libro de los abrazos, Guido Van Genechten
  39. - Tan ligero, tan pesado, Susanne Straßer
  40. - Los tres cerditos, Xosé Ballesteros Marco Soma
  41. - La granja desplegable.
  42. - Puedo Rugir, Fran Ash
  43. - La oruga glotona, Eric Carle
  44. - Me encanta la Naturaleza. Ed Usborne
  45. - El libro de la primavera. Rotrant Susanne
  46. - Las jirafas no pueden bailar
  47. - Busca y encuentre a Dory
  48. - Mis primeras 150 palabras. Severine Cordier
  49. - El dragón de las estrellas, Muriel Bourgeois, Marina Martin. 
  50. - Formas. Esther Burgueño

miércoles, 9 de agosto de 2017

Conociendo a Daynda Jones.

Hace poco descubrí gracias a uno de los blog a los que sigo (siento no recordar cual porque soy un desastre y no lo apunté) un, digámoslo Reto. Hace mucho tiempo me apuntaba a todos los retos que veía, pero descubrí que era un desastre y aunque he vuelto al mundo blogger, a las redes sociales, a leer y disfrutar de mi poco tiempo libre, no me he apuntado a ningún reto. Iba a poner hasta hoy, pero en realidad no voy a apuntarme por lo dico anteriormente: soy un desastre y no creo poder cumplirlo, pero, a mi forma, voy a intentarlo.
El Reto, por así llamarlo, se llama Adopta a un autora


He dejado el enlace para que podáis visitarlo por si os gusta la idea. Como mi poco tiempo libre me condiciona, voy a seguir la idea pero sin apuntarme. Además no solo me centraré en una autora, si puedo, también lo haré de autores. Pero lo dicho, no sé cuánto tiempo podré llevarlo a cabo. Me perdonen las administradoras del blog por no apuntarme legalmente. Así que en vez de adopta a una autora, voy a poner conociendo a una autora/autor.

El mes pasado os hablé de Sherrilyn Kenyon (curiosamente sin seguir el Reto, jajajja). Y este mes he elegido otras de mis autoras fetiche. Me encanta como escribe y me divierto mucho con sus personajes. Ella es Darynda Jones.


Hoy os traeré su biografía. Aunque he indagado por la red, no se conoce mucho de ella y eso que en Estados Unidos es famosa. No como Sherrilyn Kenyon pero oye, famosa al final al cabo.

Nació en Friona, Texas, en 1965. Desde que tiene uso de razón, recuerda haber tenido un papel y un lápiz en la mano. Tiene recuerdos incluso con 5 años, donde emborronaba una cuartilla y le decía a su madre que lo leyera en voz alta. Suerte que a su madre le gustaba jugar si no, la hubiera traumatizado y no tendríamos sus novelas entre nosotros.
Más mayorcita hacía teatro para los niños del vecindario y escribía historias de amor entre Barbie y Ken, donde Ken era el chico malo. Ya sabemos de dónde puede venir “Reyes”, jajajajajja, es broma.

En el instituto terminó su primer manuscrito, pero claro, era casi una copia exacta de The Warrior aunque con algo de ciencia ficción, y no llegó muy lejos. Además de estar siempre castigada en la oficina del Director por soñar despierta.  Cuando se graduó se casó con una estrella del rock local y es cuando se dio cuenta que la vida no era tan fácil, y la escritura pasó a segundo plano.

Tuvo dos hijos: el mayor nació sordo con lo que cuando tenía 5 años, hizo las maletas y se fue a Alburquerque, donde lo metió en un programa especial de sordos. Aunque su marido seguía con sus bolos, se veían los fines de semana, y eso duró siete largos años.
Fue allí en Alburquerque donde se decidió a estudiar y se metió en la Universidad de Nuevo México para estudiar Interpretación de Lenguaje de signos. Salió Summa Cum Laude.

El deseo de escribir no volvió hasta 2002. Se puso a ello con pasión pero no fue tres manuscrito después cuando consiguió lo que tanto ansiaba: un agente y un contrato con la editorial St Martin´s Press. Con ellos ganó el Golden Heart. Tiene dos series:
Por la que más se le conoce es la de Charley Davidson y la trilogía Darklight. Ya os hablaré de Charley en otra entrada.

Darynda vive en Nuevo México con su marido y sus hijos, y siempre con las células grises trabajando.


¿Habéis leído algo de esta autora? ¿La conocéis?

lunes, 7 de agosto de 2017

Lo que nos dejó julio

Foto tomada de Internet

Voy con retraso, ainsss, pero es que agosto está siendo algo más complicadillo a nivel de tiempo libre en redes sociales y blogs.

Mi niña está de vacaciones al fin, ya no la llevamos a la guarde, y todo el tiempo va para ella. Además, aprovechamos para de vez en cuando, visitar a los abuelos a la playa quitándonos así de las calores veraniegas. Allí no tenemos ordenador, en todo caso tablet. Os leo pero no puedo escribiros, porque lo hago leeeeento y encima con erratas y el super diccionario predictivo de las narices que me pone parrafadas incomprensibles, cuando no me mete en unos fregaos de muy señor mío. ¿No os ha ocurrido de escribir un mensaje de móvil con prisas, mandarlo y ver que lo que realmente has mandado no tenía nada que ver por el diccionario predictivo, creando situaciones violentas por el significado? A mí varias veces. He tenido que pedir disculpas a tutiplen.

En fin, que hoy os traigo mi resumen de julio. A pesar de que mi tiempo libre se lo llevó el examen de inglés, no puedo quejarme de lecturas. Has sido 5 libros, de esos amenos y fresquitos típicos de la temporada.

Tengo dos reseñas pendientes de julio y otra de agosto, pero no doy abasto. De estas lecturas de julio, he conocido dos nuevas escritoras que me han encantado: Marion S. Lee y Esmeralda Laderas, y he vuelto a retomar a una autora que me apasiona, Sherrilyn Kenyon. 

En el blog además de las reseñas que os he puesto arriba, os he hablado de la Saga de los Cazadores oscuros y su autora, Sherrilyn. He reseñado dos libros infantiles:
Os he acercado al mundo de la lactancia materna de la mano de San Carlos Gonzalez y su libro Un regalo para toda la vida. 
De series hemos hablado de Anatomía de Grey.
He recuperado, gracias a un bloguero, una entrada del 2012 sobre la vida de Anne Perry
He vencido por fin a ese miedo a los tags y los cuestionarios con Los libros que nos llevaríamos a una isla desierta.

Os he dado a conocer mi nuevo blog donde he hablado sobre La llegada del bebé a una casa con perro; sobre las preguntas capciosas de la gente cuando te quedas embarazada y tienes perro; de como sobrevivimos en el tema de la puntualidad; y sobre las manualidades en la guardería

Sumando las entradas de este blog (inquietudes semanales incluidas) y de las del otro blog, son 19 entradas en julio. No está mal. 

Tengo muchas pendientes y tengo que ponerme al día. A ver si puedo compaginar todo y no dejar el blog abandonado en agosto. Recordad que os sigo leyendo pero si no me veis es que estoy aprovechando los huecos para huir del calor. 

Que tengáis buenas lecturas y buen mes de agosto!


miércoles, 2 de agosto de 2017

La oruga glotona - Eric Carle

Había oído hablar de este libro infantil por todos lados, y al final sucumbí y se vino para casa. La oruga glotona forma parte ya de nuestra estantería, o mejor dicho, de la estantería de Nuria.


Hay muchísimos formatos, dependiendo de la edad de vuestros hijos, sobrinos o hijos de amigos. Lo tenéis desde para bebés hasta para mayores. En nuestro caso lo hemos comprado de talla maxi, no es pop-up pero sí tiene una portada monísima donde se ve la transformación de oruga a mariposa cuando lo inclinas.

A priori podría parecer un libro simple. Se ve en cada página la transformación desde el huevo hasta la mariposa de una oruga glotona. Pero la verdad es que se le saca muchísimo partido dependiendo de las edades que tengan los niños.

Cuando somos pequeños no somos conscientes del paso del tiempo. Sabemos si nos gusta ir a dormir o no, pero no nos damos cuenta de que pasan los días. No sabemos que es el pasado, ni el futuro. No sabemos que es ayer, ni mañana. Pues esto es una de las cosas que pueden ir aprendiendo gracias a esta oruga.


Primero le hacemos ver que de un huevo nace una oruga y que con el paso de los días, esta va creciendo y engordando, haciéndose graaande, metiéndose en su capullo y saliendo luego la mariposa. Ahí podemos no solo ver la metamorfosis de una oruga, sino los tamaños. Nosotros buscamos la oruga pequeñita, pequeñita…  vamos viendo cómo va creciendo hasta transformarse en una hermosa mariposa. Si ya tenemos gusanos de seda ni os cuento lo bien que nos viene, jajajajja. Pero yo acabé un poco harta de mis gusanos de seda, así que espero que quede mucho tiempo para que vengan los de Nuria.

Después podemos hacerle ver la diferencia entre el día y la noche, con el sol y la luna. También el paso de los días de la semana. 

Podemos centrarnos en los colores, en los números para empezar a contar, y por supuesto en la comida, porque la pequeña oruga, como bien dice el título, es una glotona.

Un buen libro, con agujeritos hecho por la misma oruga donde a Nuria le encanta ir metiendo los deditos, cosa que nos viene bien también para enseñarle el cuidado de los libros, el amor por estos. 
Ideal para regalar.


¿Lo conocíais?

martes, 1 de agosto de 2017

Cuestionario: ¿Qué libros os llevaríais a una isla desierta?

A lo largo de estos 10 años que llevo en este Mundo Blogger, creo que nunca he traído ningún TAG o cuestionario a mi blog. No estoy segura, eh? Pero bueno, hoy voy a estrenarme.

Antes de nada, por si acaso estáis tan pez como yo en estas modernidades, comentaros que TAG no significa cuestionario, significa, en este caso particular: Etiqueta; es decir, unas palabras claves que se encuentran asociadas a una entrada o post.
¿Por qué se le llama TAG a estos cuestionarios que saltan de blog en blog? Pues porque normalmente, al final de la entrada, se etiqueta a otro compañero o blogger para que realice el cuestionario. Así se quedó el nombre. Es lo que tiene el lenguaje… al final nos la encontraremos en la RAE junto a almóndiga, asin o toballa…. Tiemblo.
Este TAG lo traigo de un blog que descubrí hace poco y que me encanta. Es un blog ameno y con sorpresa: nunca sabes qué te vas a encontrar. Desde una reseña, a una disertación sobre clítoris (jajajajaj) o un relato que te deja helada y espeluznada. Mrs Sofía es la autora de este blog, Pienso luego escribo.


El cuestionario va sobre Libros que te llevarías a una isla desierta.

  • 1   Un libro que te llevarías para releer. 
Pues supongo que uno de los clásicos entre los clásicos: Mujercitas, Louise May Alcott. La leí muchísimas veces durante mi adolescencia. Me encanta. No sé por qué cuando me da por releer un libro termino siempre con ese en las manos. Coincidió además con una serie de dibujitos en la televisión a la que estaba también enganchada.


  • 2   Un libro para leer por primera vez:
Mmmm…  Cualquiera de la larga lista de pendientes. Aunque me llevaría un buen thriller psicológico. De esos que te atrapan y que te hacen levantar la mirada por encima del hombro.

  • 3   Una saga para no aburrirte:
Sin duda alguna la saga de Los Cazadores Oscuros de Sherrilyn Kenyon. Son tropocientos mil libros y así estoy servida durante un tiempo.

  • 4   Un libro infantil:
Me llevaría uno de esos de “buscar” cosas, al estilo de Buscando a Wally. Son amenos y muy entretenidos.

  • 5   Opción libre: Pues un libro para saber cómo construir cabañas tan monas como las que salía en la isla del Lago azul. O las de Julio Verne. O donde te enseñe a pescar sin nada más que las manos, jajajjaa. Y a diferenciar plantas tóxicas de las que no lo son.



En fin... esas son mis decisiones. ¿Y las vuestras? ¿Qué libros os llevaríais a una isla desierta?